Marionetas en Praga

La marionetas y el teatro de marionetas en Praga
Teatro de Marionetas en Praga

El teatro de Marionetas es una de las actividades que mas y mejor se identifican con la ciudad de Praga. Las marionetas son una tradición artesanal y las representaciones están muy arraigadas entre la población, mostrándose hoy en día con gran éxito al visitante de esta ciudad.

Asistir a una representación de marionetas en Praga es una de las actividades que más recomiendo, junto con el teatro negro. Es interesante para públicos de todas las edades pero, aunque parezca paradójico, para niños muy pequeños puede resultar un poco pesada.

Historia

Parece ser que las marionetas fueron llevadas a Praga por tropas inglesas antes del siglo XVII. Poco a poco, artesanos locales empezaron a fabricarlas y actores locales empezaron a hacer representaciones de títeres en el idioma checo y a llevar dichas representaciones por muchos pueblos y ciudades. Su precio, mucho mas asequible que el de otras formar de arte favoreció su expansión, pero también se vió favorecido por el apoyo a los teatros de marionetas por algunos de los pensadores y dirigentes locales como medio de divulgar la identidad nacional en el llamado “Despertar nacional checo”. Hasta el siglo XX y todavía hoy en día familias enteras se dedicaban a la producción artesanal de marionetas. En 1922 se fundó en Praga la Unión Internacional de la Marioneta, y aunque fué trasladada a Francia en 1981, el mismo local fué ocupado en 1992 por el actual Teatro Nacional de Marionetas.

¿Donde está?

El Teatro Nacional de Marionetas se encuentra en el barrio antiguo (Stare Mesto), en la calle Žatecká 98, pero no hay que despistarse para encontrarlo, el teatro no está ni en una gran avenida ni tiene una atractiva fachada.

Representaciones

El Teatro Nacional de Marionetas hace representaciones de óperas clásicas. La mas representada es sin duda la ópera de Don Giovanni aunque también está en su repertorio La Flauta Mágica. Las representaciones duran un par de horas y se hacen por la tarde lo que marida muy bien que un merecido descanso después de recorrer seguramente a pié los distintos barrios del centro de Praga.

Escenas de la representación en el Teatro Nacional de Mariontas
Escenas de la representación en el Teatro Nacional de Mariontas

Otras actividades

Para el “viajero de marionetas profundo”, el teatro nacional de marionetas de Praga ofrece de forma temporal algunas actividades interesantes que se pueden consultar en su página web (ver abajo). Entre ellas es posible aprender a hacer tu propia marioneta al estilo tradicional de Praga, o ejercer como titiritero tras una pequeña formación (“bautismo de titiritero”) o también, tener una sesión fotográfica con todas las marionetas de la representación de Don Giovanni

Consejos

a) Soy partidario de no comprar “souvenirs” porque si, es decir comprar por comprar cualquier cosa. Prefiero comprar algo realmente relacionado con el destino que visito y de cierto “valor añadido” porque si me gusta tener mi casa llena de recuerdos de viaje. En Praga lo tuve claro y recomiendo comprar una marioneta.

b) El Teatro de Marionetas puede ser una forma perfecta de descansar sin perder el tiempo, a última hora de la tarde. El teatro marida muy bien que un merecido descanso después de recorrer seguramente a pié los distintos barrios del centro de Praga.

c) El teatro de marionetas y el 90% de los lugares de interés de Praga para el viajeros se pueden recorrer a pié si nos alojamos en la zona centro, por lo que lo recomiendo.

Enlaces de Interés

Tu opinión es importante

Si, es importante para que otros lectores puedan contrastar. si has estado en un teatro de marionetas en Praga, cuéntanoslo.

¿Me regalas tu comentario?

Acerca de

Ver todos los relatos de

10 Opiniones en “Marionetas en Praga

  1. Me encantó Praga y las marionetas! 🙂 Lindo Post, aunque no fui al teatro jeje sólo las vi en las tiendas de souvenirs, me encantan pero no me compré ninguna, ni modo, será para la próxima. Saludos Viajeros!

  2. Qué bonito! Yo no lo vi, estuve encontrándome con un montón de amigos que de hecho, no se conocían entre sí, conque imagínate el guirigay. De todos modos, Praga no es de mis ciudades favoritas, no tengo previsto volver. Me pareció demasiado hecha para el turista y las afueras totalmente desangeladas. Pero tu reportaje está precioso. Gracias por compartir.

    1. Gracias Diabarama….Yo me centré en el casco histórico, cierto que está lleno de turistas. Cuando la mayoría de los europeos ya han cenado empiezan a retirarse, el centro con menos gente tiene mucho encanto para mi gusto… si por casualidad pasas sin querer, marionetas y teatro negro…aunque desde luego, hoy en día, es montaje para el turista.

  3. Qué recuerdos

    Cuando era niño, solía ir a talleres de marionetas y luego ver sus puestas en escena. Esta de Praga no tiene pierde, si cuando vaya a Praga me gustaría asistir a este lugar que has puesto a nuestro conocimiento y alcance.

    Gracias.

    Un abrazo.

    Bo

  4. Praga es una ciudad de arte, desde conciertos, teatro negro… y por supuesto sus espectáculos de marionetas. Como bien dices, además estas son un recuerdo perfecto al ciudad (yo tengo un Don Giovanni, una bruja (que allí son protectoras) y un polichinela).

Ánimo!!!, ¿algo que comentar?